“El olor del mar”

   “Si pudiese guardar el aroma del mar, el olor a algas transformándose, la embriagadora fragancia de la sal asada al sol de mediodía aturdiendo los sentidos.  

   Las rocas destrozadas por el viento y el agua acabando en la arena oscura de una playa inmensa, inacabable, húmeda y fría, repleta de moluscos, atrayendo hacia el océano, provocando el naufragio de los sentidos, la asfixia de la respiración por agotamiento.  Aquellas rocas a lo lejos que algunos llaman islas.  

El olor del mar.  La calma de un grito salvaje en cada ola que desemboca.  

   La sensualidad del agua cálida bañando las ropas holgadas, la piel rustida, la sal pegándose en los cabellos, irritando los ojos aclarados por la luz de un sol incomprendido.  El olor del mar penetrando una nariz envejecida, requemada.

El olor del mar, potente, insoluble, incomparable;  clamando ser digerido y diluido para formar parte de nuestro ser.  

   Si pudiera guardar el olor del mar de la manera que guardas su color en una fotografía.  Si pudiera enfrascarse de tal modo que pudiese olerlo siempre, sería el mejor perfume.  

   Si tuviese que escoger entre las cosas que pueden recordar emblemáticamente mi tierra, escogería el olor del mar “

 

 

Advertisements

your thoughts?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s